Hermosillo, Sonora, febrero 01 de 2019.- Los primeros cuatro a cinco minutos transcurridos desde que una persona presenta muerte súbita son vitales para poder salvarle la vida, de ahí la importancia de conocer la técnica de reanimación cardiopulmonar y el uso del desfibrilador automático, señaló Jonathan Garza Rodríguez.

 

Por ello, el Coordinador Estatal de Prevención de Accidentes (COEPRA) hizo un llamado a los jóvenes a prepararse y aprender dicha técnica para que en caso necesario sepan cómo reaccionar.

 

“En Sonora,  ser Territorio Cardioprotegido se da a partir del 2 de mayo de 2017,  bajo la necesidad de contrarrestar las situaciones de muerte súbita cardiaca valorados en la práctica médica diaria y de la experiencia de sociedades de varios países dedicados a la prevención y la atención de los pacientes con riesgo de presentar un episodio de muerte súbita”, comentó.

 

Por ello, agregó, se trabaja arduamente capacitando Primeros Respondientes en Primeros Auxilios, Soporte Vital Básico (RCP) y el uso del Desfibrilador Automático Externo a la población en general con el objetivo de desarrollar en el ciudadano una respuesta oportuna y favorable para la persona que requiera atención prehospitalaria inmediata.

 

Es vital el tiempo que transcurre cuando una persona se pone mal y hasta que llega la ayuda profesional, se puede salvar la vida de alguien, todo es cuestión de estar preparado.

 

“El curso tarda alrededor de una hora y media, donde se aprenderán técnicas para que cuando un familiar o persona que esté cerca caiga en muerte súbita, puedan reanimarla y sacarla adelante mientras llega la ambulancia”, explicó.

 

Para ello, COEPRA, a través del Centro Regulador de Urgencias Médicas brinda cursos de Primeros Auxilios a las personas o empresas públicas o privadas que lo soliciten una vez al mes en el Centro de Capacitación a la Salud, sin costo alguno previa solicitud al correo,prevaccidentes@hotmail.com o en su página de Facebook Coepra Sonora.

 

Pasos sencillos para realizar RCP

·      Descubrir el tórax.

·      Si es adulto comprimir el esternón con las palmas de las manos entrelazadas y no doblando los codos, hasta 5 cms de profundidad, 200 compresiones por minuto.

·      Si es niño (hasta 8 años) comprimir hasta 4 cms.

·      Si es lactante (menos de 1 año) la compresión se realiza suavemente con los dedos, 200 compresiones por minuto.

·      No dar respiración de boca a boca.