Hermosillo, Sonora, enero 21 de 2019.- Al dejar de fumar, se obtienen diversos beneficios para la persona, tanto a corto, mediano y largo plazo, por lo que la Secretaría de Salud en el Estado hace un llamado a las personas que se propusieron dejar de hacerlo a recibir el tratamiento con un especialista.

  

Es necesario adoptar hábitos más saludables, ya que el tabaquismo es un problema de salud que puede llevar a otras enfermedades como trombosis, diferentes tipos de cáncer y problemas digestivos.

 

 Uno de los beneficios que se tienen inmediatamente al dejar de fumar es que el organismo de la persona deja de contaminarse con monóxido de carbono, por lo que pasa más oxígeno a la sangre y se descontamina el tracto respiratorio.

 

La dependencia estatal cuenta con unidades y personal altamente capacitado para brindarle la atención médica y sicológica que se necesite para la rehabilitación, según sea el caso, en las cuales se contempla que la recuperación es de forma gradual y puede llegar a tardar hasta 10 años.

 

Una ventaja cuando se comienza a dejar de fumar en edad temprana, es decir entre los 30 y 40 años, es que el organismo de la persona, luego de 10 años de recuperación, va a parecerse al de alguien que nunca haya fumado de su misma edad.

 

El tratamiento que se brinda va de acuerdo a cada paciente, explicó, pues son diferentes las motivaciones por las que se llega a consumir el cigarro, donde se puede necesitar a llegar medicación y apoyo en la dependencia sicológica.

 

Cada fumador es distinto, hay diferentes motivaciones que los hace fumar, por lo tanto, hay que conocer con detalle cuáles son esas motivaciones para poder hacer un enfoque terapéutico a la medida.

 

Muchas personas optan por el consumo del tabaco para calmar el estrés o los nervios, pero la nicotina no es lo que da la sensación de calma, sino los movimientos respiratorios que se realizan al fumar, por lo cual se recomienda realizar mejor una actividad física.

 

Para decidirse a dejar de fumar, una persona puede llegar a tardar de 7 a 8 meses, ya que se pasa por diferentes etapas para tomar la decisión final, la primera consiste en la precontemplación, en la cual la persona sabe que el tabaco causa daño, pero no lo acepta.

 

Le sigue la etapa, la contemplación, donde el fumador ya ve conveniente dejar de fumar; la siguiente es la prepación, que es cuando ya se tiene la decisión de buscar ayuda y por último viene la acción, cuando se acude a recibir ayuda.

 

El tratamiento contempla cinco tareas: Averiguar, aconsejar, apoyar, acordar y anticipar, en las cuales se conocen las razones que lo llevaron a fumar, hacerle saber las desventajas, crear un plan y prevenir recaídas.